Es ampliamente sabido que el machismo está en todos los ámbitos de nuestra vida, desde el camarero que pone la coca-cola a la mujer y la cerveza al hombre, hasta el hombre que “piropea” a una mujer por la calle incomodándole sin tener en cuenta que puede no ser de su agrado.

Pero, ¿El machismo sólo afecta a las mujeres?

Teniendo en cuenta que el machismo es la exaltación hacia el hombre , y no sólo al hombre, si no hacia la masculinidad tradicional, podríamos decir que sí, también afecta a los hombres.  Todos hemos escuchado cosas como “los hombres no lloran”, ”Tienes que muscularte mucho para ser atractivo ”, “tienes que cuidar de tu mujer” (porque obviamente tienes que ser heterosexual, eso ni siquiera se contempla) y no sólo de tu mujer, si no también de tu madre, de tu hermana, de tu prima pequeña.. etc. Estas presiones, exigencias de fortaleza y cargas de responsabilidad tienen efectos negativos en la salud mental de los hombres.

¿Existe el machismo en el colectivo LGTBI?

La heteronormatividad y el culto a lo masculino también se cuela en el mundo homosexual empezando por los estereotipos que hay hacia el colectivo. Asunciones como que en una pareja de dos hombres o de dos mujeres hay uno/a que desempeña “el rol masculino” y otro/a que toma el “rol femenino” se deben a la heteronormatividad.

Éste machismo también se puede ver dentro del propio colectivo cuando la virilidad se toma como un refuerzo para el status social y la feminidad como una característica propia de fragilidad, debilidad e inferioridad.

Las lesbianas como pertenecientes al colectivo LGTBI y mujeres, por supuesto, no están exentas de sufrir ese machismo. Debido a la pornografía, es muy común que se les cosifique como objetos sexuales para el disfrute del hombre heterosexual sin tener en cuenta que en sus preferencias sexuales no cabe un hombre. Es más, es común escuchar frases como “Si eres lesbiana es porque no has probado a un buen hombre” o “¿Cómo es que eres lesbiana si podrías estar con cualquier hombre?” dando por hecho que la primera opción siempre debería ser la elección de un varón como pareja.

¿Cómo se llevan el colectivo LGTB y el feminismo?

La lucha feminista y la reivindicación del colectivo LGTBI tienen el mismo origen: El hetropatriarcado. Ambos luchan por erradicar un sistema social que oprime a toda persona que no cumpla con los estándares de lo normativo, es decir: Una mujer femenina y sumisa que se casa con un hombre masculino y autoritario y tienen hijos.

A pesar de que ahora podemos ver que tienen intereses comunes, ambos colectivos no siempre han colaborado a lo largo de la historia. En los primeros momentos de reivindicación tanto del feminismo como de la igualdad de derechos para las personas LGTBI, los objetivos de cada uno estaban más diferenciados de lo que lo están actualmente. Por un lado el movimiento feminista no visibilizaba al lesbianismo y, por otra parte, el movimiento LGTBI estaba más centrado en la no persecución de sus miembros que en los términos de igualdad de derechos en los que se movía el feminismo.

Le relación con el colectivo de hombres gays ha sido diferente, ya que nunca se han denominado como mayoritariamente feministas pero si han mostrado su apoyo con una amplia representación del colectivo en los eventos mixtos.

A partir de la tercera ola de feminismo la unión se hace más notoria ya que se entrelaza con el movimiento Queer ligada también a la libertad sexual. Desde ese momento, ambos colectivos han ido de la mano aunque actualmente sigue habiendo algunas tensiones entre ellos, por ejemplo, el sector de mujeres trans han denunciado no sentirse representadas por la actual lucha feminista.

Más allá de los matices, ambos colectivos luchan por la igualdad de derechos de todas las personas, por eso deberíamos unirnos todos contra esa causa.